España afronta la que podría ser su peor campaña en diez años

De cumplirse las previsiones, España no alcanzará las 825,00 toneladas de producción de aceite de oliva en 2022, y se enfrenta así a una campaña que podría ser la peor de los últimos diez años.

La semana pasada se presentó por parte de la Junta de Andalucía la «Capacidad de producción de aceituna en Andalucía 2022/2023». En dicha capacidad se espera una producción de 587.000 toneladas, lo que supone un descenso de casi un 50% respecto a la campaña anterior 21/22 y la media de los últimos 5 años. Llama la atención que Jaén, que es el mayor productor, pronostica un descenso del 49,10% respecto al año pasado y un 47,50% menos que la media de las últimas 5 campañas olivareras.

ANIERAC y ASOLIVA no están de acuerdo, hablan de 1,1 millones de toneladas a nivel nacional, entendiendo que aunque llueva en octubre o noviembre, se puede recuperar parte de la fruta en mal estado por sequía o estrés. (Lo cual dependiendo de la zona puede o no ser cierto en nuestra opinión)

Además de Andalucía (77% de la producción nacional), Castilla la mancha y Extremadura (ambas representan el 15,50% de la producción total) y otras como Valencia, Cataluña y Aragón, con un peso específico del 7% del total, la tiene un Cosecha en declive, lo que crea un escenario poco favorecedor.

Según la información recabada, sólo se esperan 825.000 toneladas para el conjunto de España, una cifra muy baja y muy alejada de las 1.488.000 toneladas de la campaña 21/22 que acaba de finalizar…

Todo esto son estimaciones y tendremos que ver los datos finales una vez que la campaña esté en marcha. Confirmando que la producción mensual de aceite raramente cae por debajo de un promedio de 120.000 t/mes y solo se vinculan 480.000 tn del año pasado y quedan 825.000 tn de producción, más importaciones de 130.000 tn, es posible que haya escasez de aceite. Salvo que haya un ajuste a la baja en la oferta, que tarde o temprano se producirá, sobre todo teniendo en cuenta que los precios en origen de los aceites nuevos oscilan entre los 5 € del virgen extra y los 4,50 € del calidad lámpara, esto se traslada una vez al producto final. el producto se vuelve más caro y el consumo puede disminuir…

Por tanto, se espera el ajuste al alza de los aceites en los lineales, esta situación unida a la inflación de los costes energéticos y del gasóleo da el cóctel ventajoso para ver el AOVE al precio medio más alto de los últimos 15 años. Esta es una opinión, pero al mismo tiempo nos dará la razón o no.

Habrá que revisar los costos y subir las tarifas en consecuencia por el alto precio a pagar al agricultor, en este caso, especialmente en nuestras marcas Valle de la Luz y Los Albardinares, aquí será donde inevitablemente el % sea mayor.

En cualquier caso, seamos conscientes de que se trata de una situación anómala y que esta situación no será interminable, pero mientras continúe la climatología desfavorable, España no podrá aumentar su producción de aceite de oliva. Si no llueve en otoño, el año que viene tampoco será bueno, ya que la diferenciación de los capullos en flor o en tallo se da de acuerdo a lo que sucede ahora.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *