AGROBETA.com Blog – Información sobre fertilizantes orgánicos y convencionales

Publicado el 16/09/2019 por info@agrobeta.com

1. GENERAL

El género ficus pertenece a la familia de moráceas y proviene de áreas tropicales y subtropicales de Europa, Asia, África y el Pacífico.

Las plantas pertenecientes a este género se adaptan muy bien al clima mediterráneo. Se encuentran entre los más utilizados en horticultura ornamental y ocupan los primeros lugares en ventas, probablemente debido a su adaptabilidad y facilidad de cultivo. Además, tienen un gran valor decorativo por sus hojas y la forma general de la planta, lo que las hace aptas tanto para jardines como para interiores.

En general, se caracterizan por la presencia de látex en los vasos conductores y el desarrollo de un potente sistema radicular.

Hay un gran número de especies comercializadas, y gracias al desarrollo de técnicas de propagación «in vitro» de muchas de ellas, la renovación de variedades es casi constante. Una agrupación de las especies y variedades puede ser la siguiente (Jiménez y Caballero, 1990):

1. Plantas de tronco muy lignificado, hojas grandes y aspecto leñoso. Incluidas en este grupo están las especies que son árboles en la naturaleza. Entre ellos están:

F elástico: Es la especie más conocida. Tiene hojas ovaladas, de color verde oscuro, brillantes y con el nervio central más claro por el haz y algo rojizo por el envés. A partir del tipo original se han desarrollado nuevas variedades: «Decora» y «Robusta», de color verde, «Rubra» de color violeta, «Schryvereana», «Doescheri» y «Belgaplant», de hojas jaspeadas, etc.

F. lirata: hojas anchas con bordes lobulados, de color verde oscuro y con marcadas nervaduras amarillentas. Ha recuperado interés con la propagación «in vitro».

F. cyathistipula: hojas oblongas, coriáceas, con buena ramificación y numerosos frutos.

F. benghalensis: conocido comúnmente con el nombre de «árbol banger». Presenta un aspecto muy llamativo debido a la gran cantidad de ramas.

f muy alto y F religioso: son especies de jardín, ocasionalmente cultivadas en interiores.

2. Plantas de apariencia más arbustiva y hojas intermedias o pequeñas. En este grupo están:

F. benjamina (F. nitida): es la especie económicamente más importante y tiene ramas delgadas y inclinadas de las que emergen hojas puntiagudas, de color verde intenso en la planta original. Actualmente, la selección de variedades es muy amplia, destacando: «Golden King», «Golden Princess», «Exotica», «Starlight», «Nana», etc.

F. deltoides: con hojas más pequeñas y redondeadas.

F.stricta, F.buxifolia, F.retusa, F.leprieurii (F. triangularis)F. áspera (F paquetes)F. rubiginosa y F. celebensistambién se cultiva ocasionalmente

3. Plantas trepadoras o colgantes: F ponerse de pieporte trepador, con hojas pequeñas que aumentan de tamaño en pleno sol y F. sagittata (F. radicans), con largas hojas jaspeadas en algunas formas.

Desarrollador: la mayoría de los ejemplares se venden cuando miden unos 46 cm y tienen entre 5 y 8 hojas. También puedes conseguir plantas de 1m de altura, más maduras. Algunas especies pueden alcanzar varios metros de altura en interiores. F. elástica y F. benghalensis en condiciones favorables pueden crecer entre 60 cm y 1 m por año; F. lirata y los tipos jaspeados, de unos 30 cm.
Vida: Son plantas que, si se cuidan bien, pueden ser muy duraderas.
Época de floración: solo florecen las plantas viejas y el fruto se asemeja a un higo.

2. MULTIPLICACIÓN

Aunque ficus Se pueden propagar por semillas, este método no es el más adecuado, por la corta duración de la capacidad de germinación y porque las plantas así obtenidas presentan las primeras hojas mucho más pequeñas de lo habitual, lo que reduce su valor comercial. Desde un punto de vista comercial, se llevan a cabo tres métodos de cría i ficus:

1. A través de esquejes.

– Para las especies de los grupos 2 y 3, el método más utilizado es la propagación por esquejes terminales de 3-4 hojas, con calor de fondo (25-30 ºC), buena ventilación, luz alta y niebla o bajo túnel. Estos esquejes suelen ser los que se desarrollan más rápido y producen las plantas más perfectas.
– En el caso de que no dispongas de material vegetal suficiente, puedes recurrir a la multiplicación por esquejes de tallo con hoja y yema: el esqueje debe realizarse de manera que quede un entrenudo completo, retirando la hoja inferior y dejando solo la superior , cual es. estará enrollado, sujételo con una goma o algo similar para reducir la evaporación. EN F. elástica este método se usa a veces, especialmente en tipos de hojas variegadas. Los esquejes se introducen verticalmente en un recipiente con agua y se mantienen así durante una o dos horas para eliminar y secar el látex (savia). Es práctico interrumpir las plantas madres e incluso utilizar citoquininas para inducir brotes axilares.

El mejor sustrato para colocar los esquejes en bandejas es la arena estéril, ya que luego es más fácil retirar los esquejes sin dañar las raíces. También se pueden enraizar directamente en las macetas de cultivo, como se suele hacer con las trepadoras y colgantes: en cada una se colocan varios esquejes de 2-3 nudos con hojas, y cuando se enraízan bajo túnel o niebla, se colocan en mesas o en pasillos como colgantes.
La época más adecuada para la reproducción por esquejes es de diciembre a marzo, ya que permite aprovechar la época de mayor luminosidad, pero con calor de fondo.

La capacidad y velocidad de enraizamiento dependerá principalmente de: el estado nutricional e higiénico de la planta madre, el estado de curación de los tallos y si están o no en crecimiento activo. La fertilización de la planta madre debe mantenerse constante y con un balance ligeramente favorable al potasio. En general, la formación de raíces ocurre después de 4 o 5 semanas para la mayoría de las especies. También se puede recurrir al uso de hormonas que favorezcan este proceso.

2. Por capa de aire.

El recubrimiento al aire se realiza realizando un corte en forma de anillo en el tallo, que se puede embalar con turba neutralizada, con suficiente abono y humedad, y todo ello con una lámina de polietileno para evitar la pérdida de agua. Hay que intentar aclimatar las capas cuando se vayan a separar de la planta madre, y cuidar que no haya cambios bruscos de luz; si van a viajar inmediatamente después de ser cortados, el uso de bencil-adenina puede ser ventajoso y esta práctica debe probarse caso por caso con concentraciones entre 2 y 5 ppm.

3. Propagación «in vitro».

Las plantas obtenidas por este método tienden a ser más compactas y se ramifican más fácilmente desde abajo. Los esquejes terminales de las plantas madre obtenidos por propagación «in vitro» tienden a enraizar más fácilmente. Esta técnica ha sido desarrollada para varias especies: F. benjamina, F. lyrata, F. elastica, F. rubiginosaetc.

3. CULTIVO

La temperatura: mantener la temperatura constante (18-20 ºC); los cambios repentinos son perjudiciales para ella.

HORA: condiciones medias (75-80%).

Luz: por lo general requieren buena iluminación, aunque no les gusta la luz directa del sol; en lugares fríos puede estar todo el día expuesto al sol (lo agradece). Dependiendo de la especie, la luz requerida puede variar entre 20.000 lux para F ponerse de pie y 50.000-70.000 lux para F. elástica y F. rustiginosa, aunque lo normal son niveles de 25.000-35.000 lux (excluyendo trepadores y colgantes). EN F. benjamina Una iluminación demasiado baja provoca la defoliación de las partes bajas.

Sustrato: en general, debe estar suelto y contener mucha turba y gran cantidad de materia orgánica; debe neutralizarse con calcio. Según Jiménez y Badia (1973), un sustrato adecuado consistiría en: 3 partes de turba, 2 partes de marga y una parte de arena, añadiendo los siguientes fertilizantes a razón de 1 g por litro de mezcla (2 g) para plantas de tamaño considerable):

  • Nitrato de amonio: 30 g.
  • Superfosfato de cal: 35 g.
  • Sulfato de potasio: 30 g.
  • Carbonato de magnesio: 5 g.

Dependiendo del suelo, se agrega carbonato de calcio hasta alcanzar un pH de 6 a 7.

Aclimatación: Debe realizarse antes de la venta, de forma que la planta esté expuesta a menos de 15.000 lux durante 4-6 semanas. A F. lirata y F. elástica Se pueden utilizar reguladores de crecimiento (anzimidol y paclobutrazol) para retrasarlo y conseguir plantas más compactas y mejorar la adaptabilidad de otras en interior, como por ejemplo F. benjamina.

Irrigación: El exceso de agua las daña, provocando la caída de las hojas inferiores, por lo que es recomendable regarlas con moderación. Al principio, hasta que las plantas estén adheridas a su nuevo medio, se debe regar poco. En el verano, los riesgos deben ser abundantes.
Después de la compra, la mejor forma de regar es colocar la maceta encima de un plato de agua, de forma que la planta tome el agua de abajo.

Fertilización: Son plantas muy exigentes en abono y sobre todo en calcio. También se deben monitorear las deficiencias de boro y manganeso. Un suscriptor estable con un balance de 2:1:3 o 1:1:1, con una velocidad de 200-250 ppm, funciona bien. Durante el período de crecimiento, debe fertilizarse cada 15 días con fertilizante de agua completa.

Envase: para las trepadoras suelen tener 10 cm de diámetro; las muestras grandes generalmente se colocan directamente en el suelo. Cuando los contenedores se colocan en el suelo, es recomendable utilizar máscaras «antirraíces» para evitar que se anclen en el suelo.

4. LESIONES, ENFERMEDADES Y FISIOPATÍAS

Que ficus Es una planta bastante resistente a plagas y enfermedades, aunque puede ser atacada por la araña roja y el pulgón. EN F. elástica y F. lirataLos ataques de cochinilla son frecuentes en estaciones secas y cálidas.

Los trips atacan principalmente a F. benjamina, F. retusa y F. elástica

Entre las enfermedades destacan las manchas foliares causadas por hongos de los géneros Cercospora, Gloesporium y Corynespora, así como los ataques de hongos a las raíces, estos últimos especialmente con sustratos fríos y encharcados.

nematodo de la hoja Aphelenchoides besseyi se puede pelear en F. elástica con oxamil o aldicarb en el riego Los nematodos de la raíz pueden causar daño a F. benjamina.

A la hora de realizar tratamientos fitosanitarios hay que tener en cuenta que algunos principios activos son fitotóxicos, como por ejemplo: aceites minerales, dimetoato, malatión, metil azinfos, paratión y propoxur.

En cuanto a las fisiopatías más frecuentes, destacan las manchas foliares provocadas por desequilibrios hídricos, como en F. banda elástica se les conoce como «edema». También sufren mucho por el exceso de humedad en el sustrato, especialmente cuando las temperaturas son bajas, y por la exposición directa a la radiación solar.

Deje su comentario

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *