Planta un bosque, así que

El título de uno de los últimos libros del naturalista Joaquín Araújo dice que los árboles nos enseñarán a ver el bosque. Hace unos años, en la inauguración de nuestro primer congreso, el docente nos ofreció una hermosa presentación en la que destacó el poder del bosque como lugar de encuentro. No es fácil, con todas las energías que constantemente nos desconectan de la naturaleza, entender el bosque y converger en él y con él.

Hace algún tiempo, era común escuchar que para desarrollarse plenamente, cualquier persona debía tener un hijo, escribir un libro y plantar un árbol. Además de tener un hijo y escribir decenas de libros, Araújo plantó un árbol por cada día que vivió. Creo que ya superó los 27.000 árboles. Bien dice el Maestro que se debe considerar esencial que cada persona plante un bosque a lo largo de su vida.

Pero, ¿qué es un bosque? Como saben, una plantación de árboles de una sola especie para tala, por ejemplo, no es un bosque. Un bosque tiene capas (leñosas, arbustivas, herbáceas, etc.) y existen interacciones entre ellas. En un bosque hay más que vida vegetal, es un sistema complejo donde se establecen equilibrios dinámicos difíciles de entender.

Por otro lado, si hablamos de plantar un bosque, ¿en qué debemos pensar? Personalmente, soy un apasionado de la fitosociología y la geobotánica como herramientas para comprender el mundo natural. Siempre me ha encantado tratar de entender por qué una determinada comunidad se desarrolla en un determinado lugar, cuáles son las sinergias entre determinadas especies, frente a qué otra comunidad se desarrolla la espesura que veo. Ahora veo que estas disciplinas pueden ser útiles para crear bosques que nos proporcionen alimentos y otros productos esenciales para nuestras vidas.

Por supuesto, estos bosques productivos y comestibles que podemos crear son algo diferentes de lo que sería un bosque natural. Cambiamos las especies que plantamos, creamos condiciones para agilizar los procesos, hacemos un alambre con poda para facilitar la entrada de luz a las plantas de la maleza (que son básicamente hortalizas), etc.

Algunos aspectos pueden generar discusión: diferenciar las plantas autóctonas de las plantas exóticas, la poda como intervención en el bosque, la tala de árboles maderables,… Hay muchas cosas de las que hablar, pero las posibilidades en estos sistemas son grandes, creo que eso es indiscutible. .

El camino es apasionante. Cuando dedicas tantos años a la horticultura, donde buena parte de las plantas duran solo unos meses y casi no hay plantas perennes, es difícil entender que se pueda establecer una relación entre el bosque y lo que haces. Empezar a visualizar las posibles interacciones entre hortalizas, árboles maderables, frutales, plantas aromáticas, plantas textiles, etc. eso fue algo importante que me ayudó a cambiar mi perspectiva. Agricultura y silvicultura eran dos términos distantes, ahora son complementarios.

Experimentar y experimentar con bosques alimentarios de permacultura, agricultura sintrópica, forestería análoga, el método Miyawaki, etc. es algo impresionante. Cuando pienso que una finca con producción hortícola puede tener 3 dimensiones en lugar de las 2 a las que estamos acostumbrados, lo veo como retroceder de alguna manera al Neolítico. Cavar con las manos un pequeño hoyo en un claro del bosque y enterrar una semilla recolectada en la naturaleza es uno de los grandes avances del hombre. El bosque productivo y comestible de alguna manera nos devuelve a estos sistemas integrados, permanentes y abundantes.

La agricultura libre tiene varias facetas, no es una hoja de ruta que defina los mismos caminos para todos. Pero es cierto que estos modelos son de los pocos que mantienen su relevancia en la actual situación de emergencia ecológica, con el cambio climático, pérdida de biodiversidad, escasez de combustibles, etc.

Thoreau dijo en una frase significativa de Walden: «Fui al bosque porque quería vivir deliberadamente, enfrentar solo los hechos esenciales de la vida, y ver si podía aprender lo que la vida tenía que enseñarme, para que cuando me estaba muriendo, descubrir quién no había vivido». Ahora imagina, si quieres, que el bosque que nos va a alimentar es lo que tú y yo tenemos que sembrar. ¿Vivimos conscientemente? ¿Estamos ante lo esencial? ¿Estamos tratando de aprender lo que la vida tiene para enseñarnos? ¿Estamos plantando bosques?

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *