Los italianos se niegan a comer insectos


Los italianos rechazan categóricamente los insectos en un cuenco. Por el momento, en Europa se pueden poner sobre la mesa productos de grillos domésticos, larvas de la cochinilla grande y saltamontes errante.


La mayoría de los italianos consideran que los insectos son ajenos a la cultura alimentaria nacional y nunca los pondrán sobre la mesa. Así surge de un análisis realizado por el portal de agricultura orgánica Coldiretti en relación al anuncio de la conocida empresa Barilla de que por el momento no producirán pasta a base de harina de insectos porque no hay demanda.

Según una encuesta de Coldiretti, el 54% de los italianos está realmente en contra de comer insectos, el 24% es indiferente a tal idea, el resto ni siquiera consideró necesario comentar.

La venta de insectos para alimentación se hizo posible en Europa gracias a la entrada en vigor el 1 de enero de 2018 del reglamento de la UE sobre «nuevos alimentos». El Reglamento permite el reconocimiento de insectos enteros como nuevos productos alimenticios, así como productos tradicionales de terceros países. Hasta ahora, señala Coldiretti, la UE ya ha permitido la venta de pollos domésticos ( Acheta domestica ), larvas grandes de gusanos de la harina ( La oscuridad ) y saltamontes migratorios como alimento de mesa.

«Una nutrición adecuada, sin embargo, no puede ignorar las realidades productivas y culturales locales tanto en los países del Tercer Mundo como en los países desarrollados, e incluso las orugas, los escarabajos, las hormigas o los saltamontes como alimento no escapan a este principio… Incluso con un alto contenido de proteínas , los insectos están muy lejos de la realidad culinaria nacional italiana y europea.

Además de la habitual resistencia de los italianos a productos muy alejados de la cultura nacional, la aparición de insectos en las mesas plantea claras cuestiones sanitarias que es necesario responder, aclarando los métodos de producción y con el mismo origen y trazabilidad, ya que la mayoría de los nuevos los productos provienen de países no pertenecientes a la UE, como China o Tailandia», escribe Coldiretti.

(Fuente: www.coldiretti.it. Fotos de fuentes públicas).



También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *