Lorenzo Urroz: «La única forma de diferenciarnos es seguir innovando»

Entrevista a Lorenzo Urroz, administrador y gerente de la empresa Almazara Bolea

el negocio familiar Almazara Bolea, en el término municipal de La Sotonera, se dedica desde 1940 a la molturación de aceitunas ya la extracción de aceite de oliva virgen extra con la premisa de conseguir la máxima calidad. Para ello, apuestan por la innovación y la modernización a través de la intensificación de su producción de valla seca, manteniendo su objetivo de ofrecer un producto diferenciado.

Sobre qué es la historia Almazara Bolea?

—Somos una pequeña almazara fundada en 1940. Desde el principio y desde hace tres generaciones, seguimos la misma filosofía y tratamos de mejorar día a día la calidad de nuestros aceites de oliva virgen extra. Este afán de mejora continua ha supuesto cambios profundos en el proceso productivo, lo que nos ha obligado a ello. estar a la vanguardia tanto de procesos como de cultivos. Prueba de esta pasión por la calidad es que nuestros aceites han sido otorgado varios premios tanto a nivel regional como nacional.

Además de moler aceitunas, son olivareros en buena parte de la comarca ¿Qué superficie tienen?

—Unas 25 hectáreas, de las cuales unas 20 hectáreas están destinadas al cultivo en seto y el resto al cultivo tradicional.

Es una almazara pionera en el cultivo del olivar en seto secano. ¿Qué buscan con esta innovadora técnica de cultivo?

— En la zona de Bolea, por desgracia, no hay muchas fincas de regadío, por lo que tenemos que adaptarnos al terreno y desarrollar nuevas técnicas de cultivo.

¿Qué importancia tiene la innovación y la modernización en su empresa?

– La innovación es fundamental. El sector del aceite de oliva está muy maduro en nuestro país y la única forma de diferenciarnos es seguir innovando.

¿Qué variedades de aceitunas nacionales e internacionales producís y cuál es el motivo de elegir cada una?

— Trabajamos principalmente con variedades nacionales, siendo las dominantes Verdeña y Arbequina. En el caso de la Verdeña, se trata de una variedad que podríamos decir autóctona del prepirineo y es la más extendida en la zona de Bolea. Elegimos Arbequina por la calidad del aceite y la posibilidad de mecanizar la producción.

actualmente tenemos uno plantación de setos de la variedad Lecciana, que viene de Italia. Esta plantación tiene dos años y aún no ha entrado en producción. Las principales razones para elegir esta variedad son las siguientes: la calidad del aceite de oliva, reconocido internacionalmente, la resistencia al frío y el tamaño y fortaleza del árbol. es un muy buen candidato para plantaciones de secano.

Además, disponemos de una pequeña plantación con tres variedades experimentales, que aún no están en el mercado, de las que esperamos conocer cómo será el futuro del cultivo del olivo.

Lorenzo Urroz, en la finca de olivos de Lecciana.

¿Cuáles son sus principales destinatarios del mercado en términos de clientes minoristas o cadenas de distribución?

— Vendemos aproximadamente el 40% del aceite de forma directa, tanto a los clientes que nos visitan en almazara como a través de la venta online. El resto lo vendemos a través de otros canales de distribución como

Pueden ser supermercados o tiendas locales.

¿Qué estrategias utiliza para hacer frente al aumento de los precios y la energía?

-Eficiencia. llevamos unos años implementación de tecnologías que no requieran tanto consumo de energía (principalmente electricidad y agua caliente), pero desde el año pasado ha sido un reto muy grande gestionar el consumo de energía.

¿Ha recibido algún tipo de apoyo o subvención para expandir y mejorar su negocio?

si, el programa Federgestionado a través de Adesho, que ha sido un gran apoyo para nosotros.

¿Están apagados el molino y la compañía? Almazara Boleauna iniciativa para fijar la población en la zona y luchar contra la despoblación?

—Es sin duda una apuesta por el territorio. No sólo directamente a través del desarrollo de nuestra actividad, sino que también tratamos de tener proveedores cerca para la entrega de la mayoría de bienes de consumo como cajas, contenedores, etiquetas, logística, etc. Entendemos que todo lo que podamos volcar sobre el territorio acaba siendo una ayuda cuando fijamos a la población en él.

¿Cómo ve el futuro de la almazara? Almazara Bolea?

– Brillante.

Fuente: El diario AltoAragón

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *