La Unión de Sindicatos propone rebajar los módulos agrarios en IRPF y también las deducciones en la factura de la luz y en el feed

La Unión de Gremios de Agricultores y Ganaderos ha presentado al Ministerio de Hacienda una serie de propuestas para mejorar el tratamiento fiscal del sector agrario en el orden en que se ha desarrollado el método de estimación objetiva del IRPF para 2023 Físico y el especial esquema del Impuesto al Valor Agregado (secuencia de módulos).

La Unión de Uniones ha puesto en marcha estas propuestas con el objetivo de hacer frente fiscalmente a la grave crisis de costes que sufre el sector manufacturero en 2022 y los efectos que tendrá en 2023.

La organización profesional de la agricultura recuerda que en 2022 se ha producido un fuerte incremento de casi todos los costes de producción, pero especialmente de los imprescindibles (fertilizantes, piensos, gasóleo agrícola…), y apunta que de media de enero a octubre de 2022 hay al menos entre el 27 % (determinados tipos de piensos) y hasta un máximo del 143 % (determinados tipos de fertilizantes) con respecto al precio medio en 2021.

Sin embargo, este aumento de los costes de producción no se habría visto reflejado íntegramente en el precio recibido por el productor debido a las deficiencias y desequilibrios de la cadena alimentaria, lo que también se ve reforzado por los datos de Eurostat de la primera mitad de los índices de precios pagados de 2022 y índices de precios recibidos.

En este contexto, de Uniones propone que, para asegurar la viabilidad económica de las explotaciones que asumirían el incremento de estos costes de producción, se reduzcan los signos, índices o módulos del método de estimación objetiva del IRPF. en relación con el aumento de los costos de producción en cada sector.

Además, la organización también ha solicitado que la reducción del 35% en el rendimiento neto del gasto en gasóleo se aplique por igual a la factura eléctrica utilizada en el sector agrícola, piensos y fertilizantes. Para este último, la reducción prevista en el proyecto de Hacienda es del 15%. La Unión de Uniones señala que estos costes son las partidas de gasto más importantes de las explotaciones y que las medidas previstas en el proyecto de orden modular no son suficientes para compensar las subidas de precios experimentadas.

El escrito reclama también un trato más favorable de las ayudas directas de la política agrícola común y que las destinadas a explotaciones afectadas por fuerza mayor o circunstancias excepcionales tributen por el mismo módulo aplicado a la producción de cada explotación, y no por 56%, que ahora prevé la norma para 2022, cuando no existan ingresos por ventas, y para 2023, cuando los ingresos por ventas sean inferiores al 25% de los ingresos agropecuarios.

«Al corregir este hecho, en esta situación crítica para el sector, y especialmente si se han presentado situaciones especialmente desfavorables, se permite que las ayudas cumplan el papel que les otorga la política agrícola común en la garantía de las rentas agrarias», comentan desde Union de Unions, que además recordemos que de ellos dependen en promedio un 30% de los apoyos necesarios para pagar las altas exigencias de nuestro modelo productivo.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *