La Plataforma por la Defensa de la Tierra de Tábara condena la construcción de dos nuevos parques solares en la Sierra de la Culebra

La Plataforma por la Defensa de la Tierra de Tábara ha condenado la futura construcción de dos nuevos parques solares en las localidades de Pozuelo de Tábara y Moreruela de Tábara, tras recibir un informe positivo del Ministerio de Medio Ambiente.

Según este grupo, el impacto ambiental que estos nuevos parques tendrán sobre el hábitat del lobo ibérico «será devastador para las manadas de lobos ibéricos que viven en la zona, especialmente en la situación actual, tras el incendio en la Sierra de la Culebra, que tiene los animales para asentarse en esta zona y cuya protección es fundamental para proteger la fauna y así promover la recuperación de la Reserva de la Biosfera Sierra de la Culebra”.

Además de lo anterior, también se afirma en la plataforma que “habrá un impacto importante en aves como la cigüeña negra, el águila real, el charrán negro, el águila real, la avutarda o el sisón, igual o superior a la producida en el parque proyectado entre los municipios de Almaraz y Muelas”.

Desde la plataforma de la Defensa del Territorio de Tábara “no nos sorprendió conocer el informe positivo de otras dos plantas solares propuestas por la empresa Ignis Desarrollo, SL sin tener en cuenta la proximidad a zonas de gran valor ambiental como las lagunas de Villafáfila y La Sierra de la Culebra, donde esta última se encuentra en una situación crítica tras los incendios y requiere un cuidado especial para favorecer la regeneración de esta reserva de la biosfera, que no solo es hábitat del lobo ibérico, sino también de especies como ciervos, rebecos, corzos, zorros, incluso el desmán ibérico en los arroyos existentes en la zona”. El grupo también argumenta que “toda esta fauna vive de los cultivos y pastizales que existen en la zona que ocupa el macroparque fotovoltaico proyectado que limitar el acceso a una zona cercana a las 600 hectáreas detrás de la valla del recinto».

Por otro lado, “la plataforma cree que, debido a la exclusión de la zona de regadío del proyecto, se está experimentando un cambio importante y lo suficientemente significativo como para que sea necesario presentar nuevos proyectos que se adapten adecuadamente a la nueva realidad en el mismo, donde se especifica la situación y dimensión, información básica para poder conocer los impactos sobre el territorio que lo albergará, de lo contrario los afectados y la sociedad en su conjunto quedarán en una situación de indefensión”.

Según la plataforma, señala que “nos encontramos con la estrategia de la administración de emitir informes ambientales de las 7 plantas de forma escalonada para evitar que seamos conscientes de la aberración que permiten, dejando a Pozuelo de Tábara completamente rodeado de saber las consecuencias económicas, demográficas y de salud de los habitantes de la ciudad”.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *