Cómo podar un rosal: procedimiento

La poda de rosales no es tan complicada como parece, aunque es importante seguir la técnica correcta para el tipo de rosal que tengas. Aquí te explicamos cómo podar un rosal, paso a paso, y también te damos algunos consejos útiles para que la tarea sea más satisfactoria y eficiente. Recuerda que con los esquejes de rosal que saques, podrás hacer nuevas plantas.


Nueva llamada a la acción

Consejos para podar un rosal

Antes de podar un rosal, recuerda los siguientes consejos:

  • Use guantes gruesos y ropa de manga larga mientras poda para evitar pincharse con espinas.
  • También use anteojos de seguridad (o simplemente goggles) para evitar problemas en los ojos. Si durante la poda se te sale algo, te evitas un problema ocular que podría llegar a ser grave.
  • Para cortar ramas delgadas y tallos muertos, las podadoras manuales pueden ser suficientes, pero es posible que necesite tijeras de podar o una pequeña motosierra manual para ramas más gruesas.
  • Asegúrese de que sus herramientas de poda estén limpias y afiladas. Si se han usado previamente para podar una planta enferma, límpielos con alcohol para esterilizarlos. Además, después de cortar material muerto o enfermo del rosal, vuelva a esterilizar la herramienta de poda antes de usarla en una rama sana.

Cómo podar un rosal: pasos básicos

Siga los pasos a continuación para podar sus rosales:

1. Retire las hojas y flores secas

Quitar las flores y hojas muertas le dará una mejor visión general de la estructura del arbusto y también tendrá una buena visión general de todos los tallos. En caso de que haya alguna plaga o enfermedad en la planta, también podrás verla bien y tomar las medidas oportunas. Tener una buena visión general de las ramas también te permitirá tomar mejores decisiones de poda.

2. Comienza con ramas secas

Las ramas que se ven oscuras cuando se cortan están muertas. Estos deben ser cortados desde la parte inferior. Si al cortarlos se ven verdes es porque aún están vivos. En caso de duda, corte primero la parte más externa de la rama.

como podar las ramas secas de un rosal

3. Retire las ramas delgadas y débiles

La regla general básica es eliminar las ramas más delgadas que un lápiz. Estas ramas le quitan fuerza a la planta y no prospera adecuadamente. Además, cuando brotan las hojas y nacen las rosas, estas ramas no pueden soportar su peso y se derrumban, dando a la rosaleda un aspecto enfermizo.

4. Poda las ramas restantes

Pode cortando por encima de un capullo que mira hacia afuera (un pequeño bulto que se encuentra donde una hoja se encuentra con el tallo). Los nuevos tallos crecen en la dirección del capullo y el objetivo es estimularlos para que crezcan hacia afuera, no hacia adentro. Haz cortes en un ángulo de 45 grados lejos del cogollo para permitir que el agua se drene. Para darle fuerza a la planta, puedes dejar algunos cogollos por rama. Aunque pienses que cortaste demasiado o que el rosal no crecerá, lo cierto es que es exactamente lo contrario: crecerá con mucho vigor y vigor.

6. Sella los cortes donde has podado

Si lo deseas, puedes proteger las ramas recién cortadas sellando los cortes con un compuesto especial que puedes encontrar en tiendas especializadas. Si no dispone de este tipo de producto, no añada nada.

6. Limpia ramas y hojas caídas

Después de la poda, asegúrese de limpiar el área y quitar ramas y hojas. Si los dejas en el suelo pensando que esto nutrirá el suelo, pueden dar lugar a enfermedades y plagas.

7. Fertiliza la rosa

Las rosas necesitan una nutrición adecuada, por lo que es importante regarlas con un fertilizante específico para rosas de larga duración. De esta forma, se vuelven mucho más vigorosas y bonitas, y producirán flores mucho más bonitas.

Cuidado de los rosales después de la poda.

Nunca cubra los esquejes de rosas con ningún tipo de savia u otro producto, natural o artificial, que no esté específicamente destinado a curar cortes. Crea un ambiente húmedo que es hospitalario para plagas y enfermedades.

Una vez que las rosas comiencen a crecer, sigue alimentándolas. Para hacer esto, use un producto adecuado y úselo de acuerdo con las instrucciones, generalmente cada 7-14. día.

Cuando llegue el final del verano, deje de alimentar los rosales porque las plantas comenzarán a permanecer inactivas durante el invierno y los nuevos brotes pueden ser sensibles al frío.
Recuerda que en GreenCut tienes todo lo necesario para realizar los trabajos de poda de tus rosales y todas las plantas y arbustos de tu jardín.


Nueva llamada a la acción

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *