Agricultura profunda: siembra

Como expliqué en uno de los primeros artículos de este blog, la agricultura libre también podría llamarse “agricultura profunda”. No es un término que hayas escuchado en ningún lado, aunque probablemente alguien lo haya usado en algún momento. Ya que inspiré el concepto (con el que sueño y hacia el que me dirijo) en la ecología profunda, es obligatorio hablar un poco más de esta corriente, que creó el pensador noruego Arne Naess. Es un movimiento opuesto a la ecología superficial, que se enfoca en combatir la contaminación y el agotamiento de los recursos desde la perspectiva de los habitantes de los países desarrollados que quieren mantener su salud y estilos de vida lujosos. En este movimiento «superficial» estaría incluida buena parte del movimiento ecologista y de la agricultura orgánica «elitista» de los países ricos.

Para la ecología profunda, también es importante considerar a todos los organismos como nodos en la red biosférica, en lo que se denomina el modelo de campo total. Se rechaza el concepto de «persona-en-el-ambiente» (porque forma parte de él) y el antropocentrismo. Por lo tanto, se exige la igualdad biosférica, y el ecologista de campo muestra reverencia por las formas y modos de vida. Estas diferentes formas de vida tienen la capacidad de coexistir y cooperar (principios de diversidad y simbiosis) en complejas interrelaciones.

Además, esta diversidad también se expresa como una diversidad de formas de vida, culturas, trabajos y economías. El movimiento lucha contra las formas de invasión que buscan el dominio económico (un aspecto sumamente actual) y el dominio cultural. También existe una actitud anticlasista hacia el logro de la autorrealización de todas las personas.

Otro principio fundamental es la complejidad más que la complicación. Naess habla de la profunda ignorancia del hombre sobre las interrelaciones biosféricas y los efectos de las perturbaciones que provocan. Por tanto, aboga por una técnica cautelosa y una investigación futura cautelosa, así como una sensibilidad adecuada a la continuidad de las tradiciones vivas y a nuestra propia ignorancia. La autonomía local y la descentralización constituyen el principio último del movimiento al reducir el número de escalones en la jerarquía de toma de decisiones.

En definitiva, es un movimiento que rechaza las medias tintas y llama a la acción para propiciar los cambios profundos que necesita el sistema actual. Puede ser que para ser un ecologista profundo sea necesario salir de la sociedad y vivir de forma ascética, rústica y frugal.

Toda esta ecosofía, vista así, puede hacernos pensar en una Agroecología (que suma los aspectos agronómicos, las perspectivas ambiental, social y económica) con mayúsculas, llevada al extremo. Pero mirar la agricultura o la agroecología sin una perspectiva antropocéntrica puede ser un poco contradictorio. Aquí es donde creo que está el giro.

Un tema que considero crucial es el reconocimiento del profundo desconocimiento humano de las interrelaciones que existen entre las diversas formas de vida. Ser consciente de esto le da al trabajo agrícola un aporte de humildad, absolutamente necesario para que la alimentación sea sana y nutritiva. En la agricultura convencional y en gran parte de la agricultura ecológica no es habitual admitir este desconocimiento, aunque muchas de las preguntas que nos podemos hacer sobre el cultivo de hortalizas quedan sin respuesta. el hombre debe formar parte del entorno, de la huerta, del campo, como una pieza más, como un nodo más de esta red de la que forman parte todos los demás seres.

La cuestión de la reverencia por todas las formas de vida naturalmente se vuelve algo más complicada en un campo de cultivo, y mi forma de verlo ciertamente no coincidirá con la de muchos agricultores que luchan todos los días para sacar sus cosechas. . Hace tiempo que vengo abogando por otra forma de preservar la salud de los cultivos, sin violencia para los animales que viven en el campo. Otro tema es controlar las malas hierbas no deseadas y trabajar el suelo de diferentes maneras entre cultivos para mantenerlas bajo control. Soy partidario de cultivar sin arado y con diferentes técnicas que minimicen la cantidad de hierbas no comestibles. Hace tiempo que me niego a arrancar la mala hierba que sale entre los cultivos, y me las arreglo para no tener que usar la paciencia para hacerlo.

En resumen, la agricultura profunda sería una agricultura basada en el respeto y el honor a la naturaleza (que es TODO lo que nos rodea, incluidos nosotros). Alguien, cuando le hablé de cultivo profundo, me dijo si enterraba las semillas más profundo que los otros agricultores o si usaba un subsolador para trabajar más profundo. Una pequeña broma después de la filosófica 🙂

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *